sábado, 16 de junio de 2007

EL PADRINO


Ayer tarde tuve el extraordinario honor (y una enorme alegría) de ser el PAdrino de la 27ª promoción de Enfermería en su Acto de Graduación. Más o menos les dirigí estas, aunque no lo parezcan aquí escritas, breves palabras.

Buenas tardes……………
Cuando me dijisteis que me elegíais como padrino, de inmediato me fui al diccionario de María Moliner (tal y como la profesora Milagros Molina nos recomendó en su extraordinaria clase del año pasado) a ver exactamente qué cosa me habíasis nombrado, que no fiaba un pelo. Y hallé varios significados:
1. Hombre que asiste a quien recibe un sacramento religioso y contrae con él ciertos compromisos espirituales.
Uhmmmmmmmm…va a ser que éste no es el motivo
2. Hombre que asiste a otra persona para sostener sus derechos, en certámenes literarios, torneos, desafíos, etc.
Agssssssss, espero que este tampoco sea
3. Jefe de una organización mafiosa. Ejem, ejem…¿tanto se me nota? O bien…
4. …Hombre que presenta y acompaña a otra persona o personas que reciben algún honor, grado, etc.
Imagino, que sin duda esta es la causa. Hoy, día de vuestra graduación, soy quien os presenta y acompaño al recibir vuestro grado.
Pero lo cierto es que yo creo que no os puedo presentar. No me entendáis mal, que no estoy diciendo que seáis unos impresentables, no, es sólo que a estas alturas, son ya 3 años que nos vamos conociendo y ya poco podría aportar. Buen grupo, buena gente a la que se os recordará con mucho cariño y echará de menos. Hay aquí buenos mimbres para hacer la mejor Enfermería.
Padrino o no, lo cierto es que siempre me ha gustado acompañar a los alumnos en el día de su graduación, tanto en este acto como en los más lúdicos de la noche. La Enfermería te enseña también cosas para la vida. En mi corta etapa de enfermero asistencial aprendí que siendo enfermero no siempre se puede estar donde y cuando uno quiere. Las mejores noches de feria o las inolvidables nocheviejas siempre eran cuando yo estaba de guardia. Si por contrario se trataba de una comida, ese justo día estaba de tardes.
Os tenía preparada una pequeña sorpresa personalizada que no os podré dar hasta dentro de unas semanas. Pero bueno, aunque hoy haya quienes estéis deseando perder las aulas de vista, en breve os apetecerá pasaros por los despachos y saludarnos. En el mío os estará esperando ese detallito que hoy no os pude traer y os debo. Tomaré nota de quien pasa y quien no a recogerlo.
En fin nuevamente muchas gracias por este gran honor que quiero compartir con mis compañeros y compañeras, profesorado y no profesorado, pues esto es una labor de equipo.
Un solo consejo: ya hay máquinas que toman la tensión, la temperatura, pistolas de aire comprimido que ponen inyectables, etc. Las técnicas, antes o después son y serán pura mecánica, pero sus cuidados y el humanismo al aplicarlos, no lo olvidéis, sólo vosotras y vosotros podéis desarrollarlos.
¡Ah y por cierto! Que si iba en serio lo del padrino por ser el jefe de una organización mafiosa…. con una banda como vosotros y vosotras, sabéis que voy hasta donde haga falta! y si pasa algo... tranquis que procuraremos que parezca un accidente. Un beso y gracias.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojala y fueras también nuestro padrino en 3º!! (alumna de 2º). Eres un gran profesor. Un beso.

Anónimo dijo...

Sin duda el mejor profesor que se puede tener, en serio

eme_cú3 dijo...

jajjjjjj, al final va a parecer que puse la web para que me echáseis piropos. Muchas gracias a ambos, ya os dije que este curso, el primero en que imparto una emq yo sólo al completo, ha resultado para mí extraordinario en todos los sentidos. Nos seguiremos viendo. Gracias por todo